Grupo Sarsa

Una combinación ganadoraEl motor del Nuevo Audi Q7 e-tron

Cumplir objetivos extraordinarios requiere generar capacidades extraordinarias.
El Audi Q7 e-tron quattro ofrece una eficiencia excepcional, una conducción libre de emisiones con el motor eléctrico, una dinámica de conducción deportiva, gran autonomía, independencia de la infraestructura de carga, y gran calidad de los materiales y el acabado.

Deportividad con un consumo mínimo

El Audi Q7 e-tron quattro es el primer híbrido enchufable del mundo con un motor diésel de seis cilindros y sistema de tracción total permanente quattro. Su potencia deportiva sorprende: El 3.0 TDI ofrece 275 kW (373 CV) de potencia total, con un par máximo de 700 Nm; suficiente para acelerar de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos y llegar a la velocidad máxima de 230 km/h. Dispone de 56 kilómetros de autonomía eléctrica. El Audi Q7 e tron quattro se ajusta al consumo medio según la norma ECE para híbridos con 1,8 l. diésel/100 Km y emisiones de CO2 de 48 g/km.

Como todos los modelos híbridos de Audi, el Audi Q7 e-tron quattro está diseñado como un híbrido en paralelo. El 3.0 TDI, un motor diésel V6 altamente eficiente de última generación, entrega 190 kW (258 CV) de potencia y 600 Nm de par. Los soportes activos del motor, una novedad mundial en un motor diésel, eliminan las vibraciones indeseadas induciendo desplazamientos de fase controlada.

El motor eléctrico aporta 94 kW de energía y 350 Nm de par. Mediante un embrague de acoplamiento ambos motores trabajan en combinación con el cambio tiptronictiptronicCambios de marcha con la mínima interrupción de la transmisión. El tiptronic de ocho velocidades combina la comodidad del cambio automático con una excelente conducción.tiptronic de ocho velocidades. La transmisión automática destaca por su alta eficiencia y su bajo peso. La tracción total permanente quattro, compacta y ligera, dirige la fuerza a las cuatro ruedas. En curvas rápidas, el diferencial central funciona en estrecha colaboración con el control selectivo de par gracias a un desarrollo de software inteligente.

Autonomía eléctrica

prisma y dispone de refrigeración líquida. Con una capacidad de 17,3 kWh, permite una autonomía en modo eléctrico de 56 kilómetros, un nuevo récord en el segmento.

Un componente importante de cara a la eficiencia es el sistema de gestión térmica, diseñado especialmente para el Audi Q7 e-tron quattro, con una bomba de calor integrada. Esta hace que sea posible aprovechar el calor residual procedente de los componentes eléctricos para el interior del Audi Q7 e-tron quattro. Audi es el primer fabricante del mundo que utiliza esta tecnología en un híbrido enchufable de producción en serie y, consecuentemente, establece nuevos estándares en lo que respecta a confort interior y climatización eficiente. Además de un sistema de calefacción interior rápido, en caso de temperaturas exteriores bajas. El cliente se beneficia de una experiencia de conducción completamente eléctrica.

La nueva tecnología de carga multifase del Audi Q7 e-tron quattro permite recargar con 7,2 kW de potencia. En función de la infraestructura (p. ej. la eficiencia de toma de corriente industrial) y del cable utilizado, una recarga completa de la batería lleva aproximadamente dos horas y media. De forma opcional, Audi ofrece a sus clientes la posibilidad de contratar electricidad renovable (Audi Energy) con ENARA hasta servicios de instalación y atención al cliente con IBIL. Una solución cómoda consiste en utilizar los servicios e-tron de serie incluidos en Audi connect. Con ellos, los conductores pueden utilizar sus smartphones para programar funciones tales como la recarga y la climatización del habitáculo.

La gestión híbrida

El sistema de gestión híbrida controla los estados de funcionamiento del Audi Q7 e-tron quattro de forma inteligente, flexible y con la máxima eficiencia. El conductor puede elegir entre tres modos de conducción. El modo “EV” prioriza la propulsión eléctrica, mientras que en el modo “hybrid” la decisión se deja en gran medida al sistema de gestión híbrida inteligente. En el modo “battery hold”, reserva la energía eléctrica disponible para usarla más tarde.

Normalmente, el espacioso SUV inicia la marcha en modo eléctrico. Para activar el motor TDI, el conductor tiene que pisar el acelerador activo (otra innovación de Audi) hasta superar cierto punto de resistencia. El momento en el que esto ocurre se determina en función de los requisitos del sistema de gestión híbrido. También se ha de superar un punto de presión para activar la función “boost”, en la cual los dos motores trabajan de forma conjunta.

Si el modo híbrido está activo y el cambio tiptronic de ocho velocidades con motor eléctrico integrado está en modo D, el Audi Q7 e-tron quattro pasa a rodar por inercia tan pronto como el conductor levanta el pie del acelerador. El TDI y el motor eléctrico se desactivan. Si el Audi Q7 e-tron quattro se aproxima a un coche más lento que va por delante, a una rotonda o a la entrada de una ciudad, el desplazamiento por inercia finaliza en favor de la frenada regenerativa. Para obtener información de la situación del tráfico se utilizan los datos del sistema MMI Navegación plus, la cámara frontal y la información captada por los sensores de radar del control de crucero adaptativo, si se incluye en el equipamiento.