Glosario

Xenón plus

Los faros xenón plus ofrecen un nivel más elevado de seguridad en la conducción nocturna o con mal tiempo, con la ventaja añadida de un bajo consumo energético. Su gran arco de luz, con características similares a las de la luz diurna, tiene un alcance muy amplio y proporciona una excelente iluminación de la carretera, que permite detectar los obstáculos con antelación suficiente.

Los faros xenón plus están controlados electrónicamente y utilizan lámparas de descarga gaseosa. Éstas contienen básicamente el gas inerte xenón, que es inflamado mediante alta tensión. El arco resultante es muy brillante y sirve como una excelente fuente de luz para iluminar la carretera.

El color blanco de la luz de xenón, que cuenta con una mayor temperatura de color, se debe al hecho de que su espectro está mucho más cercano a la luz diurna que la luz halógena convencional. Además, los faros xenón plus generan aproximadamente el doble de luz que los faros halógenos equiparables, y permiten una conducción nocturna menos fatigosa para los ojos del conductor, sobre todo con mal tiempo.

Puede verse a los demás usuarios de la carretera con mayor antelación. Los faros xenón proporcionan una mejor iluminación de la carretera, con una optimización de la iluminación lateral y frontal. Con el fin de evitar deslumbrar a los vehículos que se aproximan, los faros están equipados con un sistema de control automático del alcance y con un sistema de lavado. Las ventajas de los faros xenón plus también incluyen una duración más prolongada que la de los sistemas halógenos y, aproximadamente, un 20% menos de consumo energético.

Cuando el conductor cambia a luz de carretera o de nuevo a luz de cruce, activa un electroimán. Dependiendo del tipo, éste resitúa una barrera al unísono con un reflector elipsoidal o bien pivota la unidad del arco de xenón. El arco de xenón permite la dispersión de la luz de carretera y combina un alcance extraordinario con una iluminación lateral muy amplia.